Reciclar bolsa de aseo con chapas de refresco.


Se rompe la bolsa de aseo, esa que tiene el tamaño perfecto y que tan práctica te resultaba. ¿la tiras?

No, la cremallera está perfecta y el forro también asi que la vamos a sustituir el revestimiento y listo.

Lo mejor del caso: Reutilizar 100% y a coste 0.

Se puede reparar esta bolsa de aseo con chapas de refrescos.

¿Qué necesitamos?
  1. Lana o hilo de algún resto que tengamos por casa, que sea fino, unos 20 gr son suficientes.
  2. 190 chapitas de refresco.
  3. Aguja de ganchillo del nº 2 (o menor).
  4. Unas tijeras.


Cortamos al ras de las costuras el revestimiento exterior inservible, procurando no romper el interior de la bolsa (el forro).

Vamos a tejer dos filas de punto bajo con el ganchillo aprovechando los agujeros de la costura entre la banda de cuero (o plástico sucedáneo) junto a la cremallera y el forro.







 Una vez hechas las dos pasadas de punto bajo empezaremos a colocar las chapitas superponiendo sus bordes laterales ligeramente.
Para colocar la primera fila, unimos el derecho de la chapa al cuero y tejemos dos puntos bajos en cada orificio de la chapa colgándolos de cada punto de la fila anterior.
Cada chapa tendrá cuatro puntos bajos y observa que correspondan a cuatro puntos de la unión con el cuero. 
Al terminar, cerramos la fila con punto raso y tejemos cuatro cadenitas para empezar la segunda fila. 
Pegamos las chapas derecho con derecho y tejemos igual que la fila anterior. Si te parece que se queda tirante, haz una cadena entre orificio y orificio de la misma chapa.

Teje así todas las vueltas que necesites, en mi caso han sido siete.







Una vez terminadas las siete filas de chapas, tejemos cuatro filas de punto bajo para adaptar lo más exacto posible al alto de la bolsa original. Tal vez la tuya necesite otra medida.

Antes contamos en el "culo" de la bolsa el número de puntos que tiene la costura con el forro para adaptar nuestro tejido a este nº.

El nº de puntos de la última fila de punto bajo que hemos tjido, debe coincidir con el nº de puntos de la costura del cuero y el forro de la base de la bolsa.

Después de esto cortamos el hilo dejando 5 ó 6 cm. para el remate.

Ahora viene, posiblemente lo más difícil.

Como hicimos arriba el punto bajo en la banda de cuero, hacemos lo mismo abajo.
O sea, tejemos dos filas de punto bajo enganchando el hilo en los orificios de la costura.

Las fotos lo muestran.







Puedes ayudarte con la punta de las tijeras o con un punzón o una lezna para abrir los orificios y que resulte más fácil pasar el ganchillo.


Una vez hechas las dos filas de punto bajo sólo queda unir punto a punto la labor de chapas y la base de la bolsa.











Recuerda que hemos contado el nº de puntos arriba y abajo y estos coinciden.


Los unimos haciendo también un punto bajo.



O sea, enganchamos un punto de arriba, un punto de abajo, cargamos gancho y sacamos la hebra, cargamos gancho y hacemos el punto bajo.



Se unen las partes y además vamos formando una cadeneta que hace las veces de esquina o borde entre la bolsa y su base.





 Para terminar con dos chapas cuadradas de las que sólo tiene un orificio, hacemos una prolongación del agarre de la cremallera.

Las juntas uniendo revés con revés de las chapas y las revestimos con el ganchillo, punto bajo, y la unimos al tirador de la cremallera.











¿Qué os ha parecido? por favor, dadme vuestra opinión. Y, sobre todo....



¡¡¡Disfrutad... siempre!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime si te ha gustado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...