El Aloe Vera, una maravilla natural. Los usos que yo le doy.


El Aloe Vera es una planta con muchísimas propiedades terapeúticas. Su gel: ACÍBAR es espeso y aparentemente pegajoso aunque una vez extendido en la piel pierde el pegamento y queda muy suave.
Navegando en internet, encontrareis montones de páginas webs y blogs con la información necesaria para conocer todas sus propiedades.
Mi experiencia personal con el aloe vera también es extensa porque lo uso casi para todo.

Menos para comer, aunque he descubierto que en forma muy moderada también se come y también tiene propiedades positivas para el intestino.

¡Cuidado! En exceso no es bueno para los riñones.

Las fotos son de las plantas de aloe vera que tengo en casa, tengo varias. 
Una jardinera en la terraza está plagadita, se reproduce muy rápido. En breve tendré que retirarle un montón de hijos. Le da mucho el sol tanto en verano como en invierno.

Lo riego muy poco, en verano una vez a la semana y en invierno menos de una vez al mes. Creo que así se concentra más en la planta la sustancia gelatinosa que se llama acíbar que es la que nos viene tan bien para la piel.

También tengo aloe vera en una maceta grande en la ventana y se reproduce igual de bien que en la jardinera.

Si lo dejas en interior, que tengo otra maceta, el desarrollo es distinto, como más frágil (foto de la izquierda) puede ser porque casi no recibe sol.

Sin embargo, su reproducción también es muy rápida.

Llega a reproducirse a partir de una hoja.

En la foto de la derecha se aprecia. Es impresionante ver como la hoja se rompe y surge otra planta.

En cuanto al uso, es increíble la acción que tiene contra las quemaduras. Es mucho más efectivo que las cremas específicas de la farmacia, al menos en las experiencias que yo he tenido. Quemaduras que te haces con la plancha o cocinando.


Os cuento cómo lo utilizo en las quemaduras:

 No me limito a extenderme el gel sino que dejo, pegándolo con una tirita o esparadrapo, un trocito de hoja en la quemadura, como si fuera un emplaste. A las dos o tres horas (o toda la noche) te lo quitas y la quemadura tiene el aspecto de estar casi curada con una sóla aplicación. Como si hubiera pasado mucho más tiempo. Si la quemadura es más grande, lo hago de nuevo pasadas unas horas (por ejemplo a la noche siguiente).

También es estupendo para la psoriasis. tengo una sobrina que tiene psoriasis en las manos y lo pasa mal. A veces va con guantes y le resulta muy incómodo. Yo he visto como se le seca casi totalmente con un par de veces que se ponga aloe vera. Eso sí, pone directamente el gel sobre la zona y masajea hasta que desaparece. Esto lo hace cada 3 ó 4 horas más o menos.

Hay una página: www.elaloevera.com que es muy completa, si os interesa este tema, os la recomiendo.

En esta página explican como separar el acíbar para conservarlo en un frasco para su uso posterior.

Según esta página, recoges el gel en un recipiente y lo calientas al baño maría para que se separe lo bueno de las bacterias o gérmenes.

Se genera una espuma que hay que desechar y el resto se pasa al recipiente definitivo donde lo quieras conservar.

Mi experiencia personal me dice que se debe conservar en la nevera pero esto no lo he comprobado.

Puede estar bien la técnica sobre todo para las personas que tengan alergias.

Yo normalmente cuando corto una hoja, utilizo la porción que necesito y el resto lo meto en la nevera envuelta en film o en papel aluminio. Tal vez sea más adecuada la técnica que aconsejan en este sitio web ya que ellos si son especialistas.


Otra propiedad muy interesante es el efecto antiarrugas y reafirmante. Si te pones el gel en la cara, en las patas de gallo, por ejemplo, también notas cómo la zona se suaviza.

Las arrugas no desaparecen pero la piel absorbe sustancias que hacen que la notes más tersa y te encuentres más a gusto ante el espejo. Algo es algo. Notas más el efecto cuanto más tiempo lo mantengas sobre la piel.

Es cierto que el gel del aloe también llamado acíbar, es más efectivo si la planta tiene más de 2 ó 3 años. Es como si madurara y completara su composición.


Una aplicación más que no conocía y me llega como una recomendación de mi dentista:

Masticar una porción de la hoja del aloe (lavándola bien y retirando los pinchitos) unos minutos y luego escupir. Es muy amarga pero merece la pena probarlo. También puedes masajear las encías con el gel. Es antibacteriano, reduce el sarro y montones de cosas más como la gingivitis.


Como siempre ¡¡Disfrutad!! 

Gracias por poner tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime si te ha gustado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...