Coliflor con bechamel gratinada. Cooking cauliflower bechamel gratin in the oven.


¡Hum, que apetitoso!

Es un plato para comer verdura disimuladamente (por aquellos a los que no les gusta mucho).
Es muy rápido y fácil de hacer. Se tarda entre 30 y 40 minutos. Además es un plato rico y nutritivo y a la vez muy barato, que no están los tiempos para derroches.

   Para 4 personas necesitarás:

* Una coliflor mediana.

* Una cebolla pequeña.

* Un vaso de leche o vaso y medio.

* Un par de cucharadas con copete de harina.

* Un poco de queso a tu gusto.

* Sal y aceite.

* Mantequilla, pastilla de caldo, pimienta, nuez moscada y yemas de huevo, todo este punto es opcional.

Lo primero trocear y lavar bien la coliflor.

La pones a hervir en una cazuela con agua y sal a fuego medio-bajo no más de 20 minutos.

Mientras se hierve la coliflor, ponemos en una sartén o un cazo cuatro o cinco cucharadas de aceite, picamos la cebolla muy pequeñita y la ponemos a freir en el aceite que ya se habrá calentado.


Una vez que esté frita la cebolla (3 ó 4 minutos) echamos dos cucharadas de harina y removemos hasta que se forma una masa bien empapada en el aceite y ligeramente tostada. Serán unos dos minutos.

Si puedes tamizar la harina (pasarla por un colador o tamiz) mucho mejor pero si no tienes tantas manos (alguien que te ayude), no pasa nada.

Puedes aprovechar este momento o cualquier otro para echarle la sal.

Empezamos a echar la leche fría y poco a poco.

No parar de mover para que no salgan grumos.

Se puede añadir caldo que tengas previamente hecho bien de algún resto o bien con una pastilla de caldo que prepares en el momento pero si es esta la opción, debes enfriarlo.
Seguirás añadiendo leche o caldo hasta que la densidad de la crema o salsa esté a tu gusto. A mí me gusta espesita. 

Una vez conseguida la consistencia que te gusta, puedes probar y rectificar de sal, añadir la pimienta molida, nuez moscada o lo que te guste. Yo no suelo añadir nada, me encanta tal cual.

También un par de yemas de huevo le dan un punto especial. (Con las claras puedes hacer un postre, merengue p.e.). Pero es opcional.

Si te has pasado y te ha quedado demasiado clara, mi abuela utilizaba un truco muy fácil. Disuelves una cucharadita de maicena en medio vaso de leche fría y lo añades a la bechamel moviéndolo sin parar. Espesa de forma instantánea.

Podemos poner ahora el grill del horno a calentar. 

Una vez que tenemos hecha la bechamel. La coliflor ya estará también cocida. La escurrimos bien y la ponemos en la fuente que vayas a utilizar para meter en el horno.

Extendemos una capa de mantequilla o margarina por la base de la fuente o fuentes y las rellenamos con la coliflor.

Ponemos una buena capa de bechamel sobre la coliflor.

Ponemos unos triangulitos de queso por encima y si quieres, unos trocitos de mantequilla que dará muy buen color una vez gratinado.


 En el horno unos 10 o 12 minutos y listo.

Sólo de verlo ya entra hambre.


¡¡Buen provecho!!







¡¡Disfrutad de la cocina!!




¿Que te ha parecido? Haz tu comentario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime si te ha gustado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...